jueves, 8 de enero de 2009

Caminando junto a Forrest Gump


Llevo varios días siguiendo un extraño caso, que al principio sonaba poco pero que ya está llegando a muchos más lugares.

En este país que se está acostumbrando a que los políticos denuncien a los periodistas (aunque nadie denuncie a los políticos que insultan), se ha cometido una nueva infamia.

Carmen Martínez Castro, la jefa de prensa de Rajoy, que ya estuvo en las cabeceras cuando Mariano le imploró que cortara una rueda de prensa que daba con UPN,  en el famoso "Carmen, ¡por favor!", también protagonizó (por omisión) otra torpeza del (iba a poner líder pero creo que ya lidera poco) presidente popular, en el "¿Dónde está Carmen? ¡No me pueden hacer esto!"

Y es que la prensa se le acercó con micros y cámara.

La prensa, ese es el problema del PP. Y es que le molesta. Por lo  menos la que no claudica ni se deja pringar. Y como con el mundo progre no se van a meter, porque es al que intentan caer bien, pues les ha dado por atacar a un liberal sin complejos, el anterior redactor jefe de Libertad Digital, Victor Gago.

La señora Carmen (uy, como suena eso, a ver si me denuncia) ha puesto una demanda a Gago acusándolo de injurias con publicidad, por sus comentarios sobre la posible salida desde Génova de los rumores del hijo de Aznar y del uso por éste de un avión privado para ir a Bulgaria, perdón, a Valencia, al simulacro de congreso.

Así que aunque haya infinidad de medios que usan cualquier escusa para ir contra la derecha (periodicos, radios, digitales progres), haya continuamente "políticos" insultando a los votantes del PP o a sus miembros ("tontos de los cojones", "pandilla de gilipolas"), o los titiriteros continuen su campaña de acoso y derribo ("hijos de puta", "golpistas"), con todo eso no pasa nada.

Pero un periodista liberal, con fuentes contrastadas, dice lo que es vox pópuli, y se le lleva a juicio. ¿España y Libertad? Mejor, mordazas y taifas. Política pop lo llaman ahora. Quieren parecerse al "Yes we can", pero creo que no llegan ni a embarcar rumbo a la nada.

Mariano se ha resignado a poner a Mayor Oreja para no darse el batacazo de su vida (uno más, que ya van 2), pero muchos ya se han desengañado. Su proyecto ha acabado. Nadie cree en él, salvo él mismo. Y Carmen, claro. ¿O volverá a desaparecer como en aquel video? A lo mejor están demasiado ocupados intentando caer bien a algunos y se están olvidando de la minoría silenciosa. Están haciéndole la campaña gratis a UPyD y al voto en blanco.

No podemos dejar que se cierren las bocas de los periodistas, que se quiten los teclados a los bloggers, que se silencie a las radios. No podemos permitir que la clase dirigente sólo permita que se diga/escriba lo que quieren oir/leer. Si queremos democracia tendremos que luchar por ella.

Ayer eran los tabloides ingleses contra el autor de Mimesacojea. Hoy es Carmen (y Mariano) contra Victor Gago. Mañana nos puede tocar a cualquiera de nosotros.

Victor, aunque muchos de tus compañeros sólo se preucupen en discutir por el traje de la ministra en la Pascua Militar, o si Penélope se va a llevar el Oscar (mira que no tenemos problemas y crisis para estar en estas tonterías), muchos estamos contigo, como tu dices, andando al lado de Forrest Gump.


4 comentarios:

alfonso dijo...

asi progresas poco...

supersalvajuan dijo...

¿Progresa adecuadamente?

Jesús dijo...

"Su proyecto ha acabado. Nadie cree en él, salvo él mismo".

La verdad es que su proyecto está cambiando.

Bueno, ha cambiado.

De hecho, ya no hay proyecto.

Sinceramente, la realidad es que ese "proyecto" no llegó ni a empezar.

Curiosamente, hay gente que lo seguirá votando.

Esos. Esos son los famosos "tontos de los cojones".

ovejanegra dijo...

Jesús, Jesús, a pesar de las comillas no hace falta recurrir a ese comentario.